Acción frente a SARS-CoV-2, parte 1: vacunas.

20 April, 2020 0 Comments

 

    Nuestros compañeros de labvisor en el laboratorio de bioseguridad nivel 3

 

 

¡Aquí estamos! ¿Cómo lo estáis llevando? Esperamos de todo corazón que bien y que la cuarentena sea lo más llevadera posible.

Como os dijimos hace un par de días, hemos preparado unos artículos y el tema que más os atrajo fue el estado actual de vacunas y antivirales contra el virus SARS-CoV-2 o bien contra la patología COVID-19.

Las personas que estamos detrás de LABVISOR, para bien o para mal, hemos pasado años y años estudiando coronavirus, su origen, su ciclo de infección, sus proteínas virales, su patogenia y posibles tratamientos y vacunas así que podemos arrojar cierta luz con algo (no demasiado) conocimiento sobre el tema. Ante todo, estamos en contra de cualquier tipo de bulo o hipótesis no contrastada.

Lo primero que queremos aclarar, es que una vacuna desarrollada para proteger frente a un virus se compone del virus inactivado, una parte del virus (normalmente una proteína), o su material genético, o bien un vector que exprese una parte del virus, para estimular el sistema inmune frente a la posible infección. Por otro lado, existen otro tipo de vacunas, las vacunas vivas atenuadas, que se componen del virus viable, pero con modificaciones mediante ingeniería genética para eliminar su virulencia. Éstas últimas, a pesar de ser las más avanzadas, y las que mejor respuesta inmune podrían estimular, tienen ciertos riesgos y no pueden inocularse a pacientes inmunodeprimidos, embarazadas o con ciertas patologías. Como se ha dicho, una vacuna, PREVIENE la infección del virus, NO ES una cura si la persona ya se ha infectado. Parece bastante básico, pero es importante puntualizarlo.

A día de hoy,  están en desarrollo para el SARS-CoV-2, 44 candidatos a vacuna, contando desde la primera fase. De estos 44 candidatos, 42 están en fase de investigación preclínica (laboratorio o animales) entre las que se encuentran (fuente: OMS)

  • 3 vacunas ADN
  • 1 vacuna de virus inactivado
  • una vacuna del virus vivo atenuado
  • 9 vacunas basadas en vectores
  • 15 vacunas de subunidades
  • 7 vacunas ARNm

Dentro de las vacunas en fase clínica, concretamente en fase 1, hay tres. Todas utilizan la proteína S del virus:

  • Una vacuna basada en un vector viral no replicante (adenovirus) — Ad5-nCoV
  • Una vacuna ARNm — mRNA-1273,
  • Existe un tercer ensayo con una vacuna recombinante usando un vector, el adenovirus ChAdOx1. Este ensayo está entre las fases 1 y 2.

De todas estas vacunas, las que están en fase preclínica aun deben demostrar eficacia in vitro y en animales. Por un lado que protegen frente a la infección mediante la creación de anticuerpos neutralizantes, y además la bioseguridad del huésped (ratón en este caso). Una vez hayan demostrado estas dos propiedades, pasarían normalmente a la fase 1 clínica, con pacientes sanos para comprobar su seguridad y posteriormente comprobar si están protegidos, inoculándoles el virus.

Por último, existe un estudio con un compuesto denominado mRNA-1273. Se basa en un fragmento de ARN viral encapsulado en nanopartículas, que estimula la producción de la proteína S pero en una fase previa, estimulando la formación de anticuerpos neutralizantes.

Estos candidatos a vacuna aun tienen que pasar por varias fases hasta poder probarse a nivel sistémico y a nivel global, por lo que seguramente tendremos alguno listo pero para finales de año como muy pronto.

Bueno, de momento hasta aquí la parte de vacunas. Hemos intentado resumir al máximo la actualidad en el desarrollo de vacunas, y nos hemos dejado algunas en el tintero. En el siguiente volumen, hablamos de la actualidad en ensayos de tratamientos y fármacos frente a la infección. Un saludo a toda la gente que nos lee.