Sobre la “viróloga que huyó” y la conspiración

15 September, 2020 0 Comments

 

 

No queríamos dar publicidad ni visibilidad a este MONTAJE. Pero nos vemos en la obligación moral de comentarlo:

El “artículo” que ni siquiera ha sido revisado pero ya parece que es algo creíble, se basa en una serie de ideas creadas y sin contrastar ni probar. No aporta ninguna prueba. No aporta ningún análisis de lo que dice y nada lo respalda, pero ya es famosa en la prensa internacional.

1. Dice que la secuencia del virus es “parecida” a secuencias de otros coronavirus encontrados en murciélagos. Eso es BASTANTE EVIDENTE dado que este coronavirus surge, como la mayoría de ellos, de una zoonosis.

2. Sostiene que la secuencia de la proteína S (la que usa el virus para anclarse a la célula a infectar) es similar a la del SARS-CoV, cosa que ya se ha estudiado y por algo se le denomina SARS-CoV-2.

3. Sostiene que hay restos de furina que hacen que el virus se ancle o se adapte más eficientemente, cosa que ya HACEN otros coronavirus. Por cierto, según ella, este virus se rescata en células VeroE6, y un apunte: en estas células, el virus PIERDE ese residuo de furina, no puede haber sido modificado y rescatado en estas células. De hecho, nuestro compañero José Honrubia (@JMHonrubia) sabe bastante de este tema.

4. Los sitios de restricción encontrados se pueden encontrar en CUALQUIER secuencia.

Por último, queríamos contar que si la población exigís (con toda la razón) expertos al mando de los cargos y que sepan informar, lo ÚLTIMO que debéis hacer es dar credibilidad a CHARLATANES que van contra todo el consenso científico. Que en seguida nos encanta compartir teorías conspiratorias aunque las desmintamos.

El equipo de Labvisor.